Monday, May 05, 2014

Julio Baldivieso: ‘Ser honesto no cuesta nada’



Como técnico, Julio Baldivieso ya fue campeón con el valluno Aurora (2008). Y ahora quiere serlo con el orureño San José, a pesar del tropiezo de ayer.

— ¿San José será el próximo campeón?

— Queda mucho por jugar, será muy difícil y en nuestro caso tenemos la obligación de ganar todos los partidos porque en esta lucha están cerca nuestro Universitario y The Strongest.

— ¿Cuál ha sido la base para este presente del equipo santo?

— Disciplina, mística y entrega. San José ha sacado muchos puntos de visitante y también en casa y eso es mérito de los jugadores a quienes tengo el privilegio de dirigir en este momento; han asimilado rápido el mensaje del cuerpo técnico.

— ¿Qué hizo el plantel para cambiar un panorama que al inicio era complicado?

— En el fútbol es cómo uno termina, no cómo empieza. En el inicio tuvimos algunos tropiezos y después cambió la suerte. En la estadística se ve que somos los más regulares, pero hasta ahora no hemos ganado nada, por lo tanto hay que seguir con esa mística y con la identidad de juego que se le ha dado al equipo.

— ¿Había indisciplina antes?

— Hablar de la indisciplina en el anterior proceso no me compete. Lo que yo hice fue trasmitir a los jugadores mis 22 años de experiencia como profesional, en ese tiempo tuve la suerte de cumplir la meta de todo jugador que es llegar a un Mundial; también les dije que tuve bajones y problemas disciplinarios y he tratado de que asimilen lo bueno, por suerte he encontrado un grupo que escucha los mensajes.

— Tras la salida del goleador Carlos Saucedo, ¿cómo se las arreglaron para que no se sienta esta ausencia?

— No vamos a descubrir que se trata de un goleador por excelencia, pero inmediatamente tuve que replantear las cosas. Le inventé un puesto a Alexis Bravo. Carlos Neumann pasó a ser el nueve de área y hoy tenemos un mecanismo de juego que no cambiamos ante nada. Creo que capacidad, talento y jerarquía hay.

— ¿Y la mano del técnico?

— No soy de echarme flores, prefiero que la gente haga sus evaluaciones. Desde que en 2008, cuando fui jugador y técnico de Aurora, tuve el privilegio de ser campeón y cuando me nombraron técnico titular asumí la idea de que tenía que dejar en segundo plano mi condición de figura del equipo. Ahora soy de los que digo que los triunfos son mérito de los jugadores y es mi responsabilidad cuando llegan las derrotas. Nos planteamos objetivos, aquí cada partido es una final, no hay tiempo para nada, no tenemos la posibilidad de contratar un charter que sería lo ideal, nos acomodamos a lo que hay. No me quejo, estoy agradecido a Oruro por el trato que me dispensan a mí y a los jugadores.

— ¿Hay presión?

— Cuando vine dije que no ofrecía títulos, sino trabajo y honestidad. Creo que aquel técnico que dice ‘voy a ser campeón’ o ‘voy a ir al Mundial’ es un mentiroso, lo único que quiere es asegurarse su pega. Lo que yo hago es ofrecer trabajo y la gente me conoce así. Ser honesto no cuesta nada.

— ¿Cómo es el Baldivieso técnico?

— Soy muy exigente, entreno al límite todos los días, conmigo no hay nombres, el que trabaja al 100 por ciento juega, aunque tenga 15 años. Estamos en el camino correcto y trataremos de seguir así. Aprendí fuera del país que lo primordial es la disciplina, de esa norma no puede salirse nadie. Se llame como se llame el que le falle al grupo está fuera del plantel.

— ¿Hace controles domiciliarios?

— Sí, lo hago. Es chocante pero (los jugadores) saben que es por su bien, saben que la carrera es corta y si no hacen la diferencia económica terminan mal. Los controlamos por teléfono o visitamos, pero también peleamos por sus premios, sueldos y primas. Todos en Oruro trabajamos por San José, si no pensamos así estamos fregados.

— A usted no le gustaban los controles cuando era futbolista...

— Aprendí a ser profesional fuera del país. Recuerdo que cuando estaba en Bolívar me molestaba cuando venía el técnico Jorge Habegger a mi casa. Suena paradójico que al técnico más duro que tuve, del que me molestaba algunas cosas, terminé llevándolo a Arabia (Al Nassr). Yo hice la gestión por su disciplina. Es uno de los técnicos del que aprendí cosas, pero está claro que mi maestro es mi padre, Enrique Baldivieso.

— ¿Cómo es su contrato con San José?

— Es por un año, pero al venir les dije a los dirigentes que al acabar el torneo nos sentaremos a hablar de mi permanencia. Para mí ha sido un año maravilloso, renuncié a Nacional cuando estaba cuarto, clasificado a Sudamericana, y con San José estamos peleando cosas importantes. Pero también está la cuestión familiar, estoy lejos de mis seres queridos y la verdad no creo aguantar.

— ¿No le gustaría dirigir a San José en la Copa Sudamericana?

— Doy prioridad a mi núcleo familiar, la vida es una sola y quiero disfrutar de mi entorno. Tengo una hija de 16 años y uno de 12, estoy hace rato lejos de mi esposa, de mis padres. Estoy muy agradecido a Oruro pero no es fácil estar lejos de mis seres queridos. Vine por un año con una remuneración económica normal, con premios por objetivos, creo que me deben pagar hasta el día que trabaje. Estoy muy feliz en Oruro, pero no hay que olvidar que estoy solo. Soy un ser humano y siento la ausencia de mi familia. Estas victorias ayudan un poco, son una bendición de Dios y de la Virgen del Socavón y de Urkupiña , soy muy devoto, católico, son muchos años que tengo una relación linda con Dios.

— ¿Es el tiempo de los técnicos bolivianos?

— Hace rato que no nos dan nuestro lugar. Creo que mientras no cambien muchas cosas en el fútbol esto seguirá de la misma manera. Ojalá que antes que cierre los ojos haya un cambio importante en esta estructura.

— ¿Está yendo paso a paso hacia la selección?

— Es un objetivo al que llegaré si Dios y la Virgen lo permiten, primero quiero dirigir equipos grandes, quiero trabajar afuera. De la selección sé que no debo mentirme a mí mismo, no soy santo de la devoción de la actual dirigencia, por lo tanto sé que estoy lejos de la Verde.

— En septiembre habrá elecciones en la FBF, por ahí llega otra dirigencia...

— Seamos honestos, yo no creo que haya cambios. Ojalá que en estos meses escuchen los consejos de alguien que está en el fútbol porque he nacido para esto, yo no he llegado de casualidad. Ojalá piensen en un bien común que se llama Bolivia que está sobre todos, el nombre del país significa mucho para todos y hay que dar prioridad a lo nuestro. El perjudicado no es Baldivieso sino el país, yo trabajo a diario para crecer.

— ¿Cómo le irá a la selección en los amistosos?

— Para mí es hasta incómodo hablar de la selección. No me parece normal que 50 días antes de los partidos se convoque a jugadores para las visas, creo que hay clubes con cupos asignados, eso me parece raro. En este momento habemos técnicos nacionales, me parece que Xabier Azkargorta tuvo su tiempo en la selección, ya renunció. Me pregunto cuál es su mérito para dirigir estos amistosos, por qué no llevan a un DT nacional. Si pensamos en cambio de mentalidad para el fútbol deberían ir otros jugadores, es mi humilde opinión que agrada a unos y a otros no, pero debería ser así.

— ¿Hay jugadores de San José que deberían ser convocados?

— No voy a dar nombres, prefiero no hablar porque se toman con ellos. De los clubes que dirigí no hubo convocados. No opino como técnico, lo hago como boliviano, como nacional y creo que varios han hecho méritos.

— ¿Y Mauricio, su hijo, cómo está? (tiene una invitación para probarse en el Reggina italiano).

— Bien, en las dos últimas semanas se le abrieron muchas opciones, creo que tiene marcado su futuro, pero en cuanto a decisiones es él quien tiene la palabra final.

— ¿Se le abrirán las puertas de la selección?

— Ojalá, méritos hizo, pero hay gente que actúa con revanchismo y cobardía, porque en vez de hacerse pagarcon el padre se hacen pagar con los hijos. En Bolivia no estamos acostumbrados al éxito ajeno, nos duele, no queremos que triunfen otros.


1 comment:

Compra tu Quirqui

Compra tu Quirqui
Click sobre la Imagen

Popular Posts