Busca

martes, febrero 08, 2022

La actualidad del Club San José de Oruro

 El fútbol profesional boliviano sigue creciendo y captando el interés de los locales, además de conseguir la mirada de los fanáticos del fútbol internacional gracias a torneo como la Copa Libertadores. Sin duda, en las ligas de CONMEBOL, Bolivia sigue su crecimiento y demuestra que el potencial no ha terminado de ser explotado.

Gracias a Betway apuestas en línea se puede vivir toda la emoción del fútbol latinoamericano, apostando a sus equipos favoritos y viviendo la pasión del fútbol en su máxima expresión. El sitio web y la aplicación para móviles destacan por su buen funcionamiento e interfaz intuitiva que acerca a los usuarios a una experiencia de apuesta fácil, segura y cómoda.

El mal momento que vive el Club San José de Oruro 

El Club San José de Oruro es uno de los equipos con más tradición dentro del fútbol boliviano, sin embargo, un mal momento económico y errores en la gestión administrativa los ha hecho entrar en una ola de desastre. 

El equipo fue campeón del fútbol boliviano en cuatro ocasiones, la última vez fue en Clausura del 2018 mientras los dirigía el profesor Eduardo Villegas. Pero el escenario que les aconteció después de su último título solo estuvo marcado por el desastre. 

La pérdida de categoría 

En octubre del año pasado el equipo conoció nuevamente el descenso de categoría en el fútbol de Bolivia. Después de perder 4 contra 1 en un partido contra Bolívar, el equipo selló su descenso después de 22 años de la última vez que se había visto en esa situación. 

Antes de terminar el torneo, ocho jornadas antes para ser exacto, el equipo tenía su destino sentenciado y el descenso fue inevitable. Terminaron como últimos en la tabla después de tener -11 puntos debido a diversas sanciones acarreadas por sanciones administrativas y demandas provenientes de jugadores. 

Sin duda, en octubre del año pasado esto representó un duro golpe para la fanaticada que vio a su equipo triunfar en el pasado cercano y ahora viven un descenso que parece no ser el mayor de los problemas para este equipo. Un rendimiento pobre en la cancha y problemas administrativos graves marcan el destino de un club con mucha tradición en Bolivia. 

El equipo está considerando no jugar el torneo de la Asociación de Fútbol Oruro 

Este año los problemas se han agravado para el equipo boliviano y el descenso no fue lo peor en su escenario de catástrofes. Ahora, el presidente del Tribunal de Honor del Club San José de Oruro, Ernesto Araníbar, asomó la posibilidad de pedir licencia para imposibilitarles jugar el torneo asociacionista de este año.

Durante una rueda de prensa, Ernesto Araníbar, aclaró que no tienen la opción de habilitar jugadores debido a sanciones vigentes que carga el equipo. Sin embargo, aclaró que tendrán una asamblea de socios para solicitar una licencia a la AFO, ya que están sin jugadores disponibles. 

Actualmente se conoce que el equipo Club San José de Oruro tiene deudas provenientes de demandas del Tribunal de Resolución de Disputas y la FIFA, sin contar los pagos pendientes por impuestos y al municipio donde reside el equipo. 

Sin embargo, la fanaticada del equipo se mantiene optimista frente a toda la situación y esperan una solución que les permita volver a ver a su equipo disputando el torneo para eventualmente volver a la División Profesional. 

El reglamento de la Copa Bolivia indica que se debe pagar un total 5 mil dólares para la inscripción de los jugadores, más otros gastos que alcanzan los 10 mil dólares y entrar a disputar el torneo. Sin duda, es una cifra que se escapa de las posibilidades actuales del equipo de Oruro. 

Todo lo que queda es esperar qué sucederá con el futuro del equipo y tener en mente la posibilidad de que vuelvan a su mejor nivel competitivo, es la esperanza de todos al ser uno de los equipos con más tradición en Bolivia.    


sábado, enero 22, 2022

Araníbar: “San José nunca dejará de ser San José”

 “La historia se vincula. La historia de San José son los símbolos, esa pasión. San José va a ser San José siempre. Al tener una identidad nos obliga a mantener lo que corresponde. San José nunca dejará de ser San José”, sostuvo ayer Ernesto Araníbar, presidente del Tribunal de Honor de San José, acerca del futuro del elenco orureño.

A poco de cumplir 80 años, el Santo vive sus horas más aciagas por las deudas que suman y crecen, motivos por los cuales el actual San José no participará en la Primera “A” de la Asociación de Fútbol de Oruro (AFO), en gran medida porque desde la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) se privó al club de ala V azulada de poder habilitar jugadores.

El camino es liquidar la actual institución, ya que la decisión de no inscribirlo en el torneo de la Primera “A” de la AFO provocará su descenso automáticamente a la Primera “B”, siendo que cada año seguirá bajando hasta desaparecer definitivamente junto a su crisis.

La historia, logros y legados seguirán vivos y esa esencia de San José se fusionará con un nuevo club, dando vida de nuevo al crédito orureño, aunque con una pequeña variante de nombre añadido.

“Estamos poniendo condiciones claras. Acá no es experimentar; es ir a campeonar en la AFO y la Simón Bolívar”, agregó Araníbar.

La intención es que este nuevo San José sea una sociedad anónima, hecho que dará un nuevo aire al club.

Para su fusión hay tres clubes candidatos para dar vida al nuevo San José: Deportivo Shalon, Deportivo Kala y Gualberto Villarroel.

Ernesto Aranibar

lunes, enero 03, 2022

La caída de un grande: el annus horribilis del club San José

 Representantes del tribunal de honor buscan la forma de declarar al club en iliquidez. Intentarán recuperar el dinero que la FBF retuvo para pagar a Impuestos Nacionales.

Fue el año más horrible de su historia.  La crisis económica tumbó a San José,  un gigante del fútbol boliviano que  se despidió del profesionalismo con jugadores que no  cobraron salarios en toda la temporada.

El jugador Kevin Fernández, quien fue parte del equipo que jugó por última vez en el fútbol profesional de Bolivia, relató que para llegar a la última parte del certamen de 2021 tuvieron que apoyarse todos: cuerpo técnico, jugadores y los  hinchas que quedaron.

“Algunos aficionados nos llevaban comida. Todos valoramos lo que nos dieron”, dijo.

El futbolista comentó que los deportistas que viven en Oruro respaldaron a los que llegaron del interior;  los ayudaron con el desayuno, almuerzo y el transporte para llegar a las prácticas.

“Tengo mi transporte y recojo a los que puedo para ir a entrenar, es que el complejo está lejos, de esa forma se trata de evitarles un gasto”, indicó.

La debacle del club comenzó  en anteriores gestiones, pero se  agudizó este año, cuando llegaron los procesos y hubo inestabilidad en el directorio.

En 2021, el club Santo  tuvo tres presidentes. David Rivero comenzó el año, pero dejó el cargo por la  presión de los socios, falta de experiencia y  por la  covid.

Le sucedieron “Patricia Flores y Marcelo Soruco, pero de forma ilegal, sin elecciones y por aclamación;  la comisión electoral de la FBF no los reconoció”, dijo Ernesto Araníbar, titular del tribunal de honor.

Destacó lo positivo, como el pago de algunas deudas, una de ellas a Carlos Saucedo, a quien le pagaron 20.000 dólares, pero “se cerraron, no informaron”.

Indicó que cuando tomó el cargo hizo que Flores y Soruco dejen el club, se convocó a elecciones que fueron ganadas por Sebastián Bueno y Silvio Fontana, pero ilusionaron a los hinchas con falsas promesas.

“Bueno buscó abogados internacionales y las negociaciones fueron fuertes, con un capital de 400 mil  dólares que no alcanzó. Llegaron los procesos laborales, conminatorias, mandamientos de apremio, por eso  se fue a Santa Cruz”, relató.

Apuntó a que nunca hubo un plan de trabajo y que San José fue manejado como club de barrio, por amigos.

“La caída del club se inicia con Wilson Martínez en concomitancia con César Salinas (+) y miembros de su comité ejecutivo, porque  firman contratos y Martínez es utilizado. Comenzaron  a crecer las deudas y se llegó al punto que no nos dejaban ni usar el nombre de San José en las inferiores”, agregó.

En lo deportivo, San José disputó el torneo con un equipo juvenil “que no estaba para el profesionalismo” y no pudo sumar puntos. Cerró el certamen con menos 11 unidades y descendió por deudas una fecha antes del cierre del torneo.

En la temporada logró un empate con Real Potosí (0-0), pero esas unidades no llegaron a sumar en la tabla comparativa.

Según Araníbar, el tribunal de honor buscó la forma de salvar al club, a pesar de ese anuncio en varias ocasiones que dejarían de disputar el campeonato. Para ello presentó dos amparos constitucionales que  fueron rechazados.

Aseveró que la entidad se refundará. “San José se liquidará, se declarará en insolvencia, hay que ver las consecuencias”, adelantó. Aunque la entidad dejará de existir anunció procesos, como la gente de la empresa Mac Lauren que con el apoyo de autoridades y dirigentes transformó una deuda de 47.000 bolivianos en un millón de dólares.

“Comenzamos el año con una deuda de siete millones de dólares y  llegamos al final con 7,5 millones, esto por los intereses que suben”, señaló Araníbar. Espera recuperar los recursos retenidos en la FBF y que se paguen los impuestos.

Las  deudas

FIFA  Los procesos en contra del club  San José ante el ente mundial  superan los 700 mil dólares y crecen por los intereses.

TRD Por los reclamos que hicieron los futbolistas ante el tribunal boliviano, los santos deben 250 mil dólares.

 7,5

millones de dólares

es la deuda del Santo al cierre de la temporada,

según el titular del tribunal de honor.

 Iniciaremos una cruzada  nacional por  impuestos, queremos ayudar a los clubes a bajar las deudas

Ernesto Araníbar, San José

Lo que venga en el futuro será el premio por lo que hicimos ahora. Ojalá que lleguen cosas mejores

Kevin Fernández, San José

 10

millones de bolivianos

es la deuda impositiva del club orureño

que se espera cubrir en parte

con el dinero que retuvo la FBF.

La caída de un grande: el annus horribilis del club San José